SAN CLEMENTE

“Amplios páramos rojizos, entre viñedos y campos esteparios”

DESCRIPCIÓN GENERAL

Área manchega ubicada al sur de la provincia de Cuenca, cerca de los límites con la de Albacete, situada a una altitud media de 750 m. El paisaje está configurado por suaves llanuras ampliamente cultivadas, con cereal de secano y extensos viñedos. Aparece también, aislado, algún monte de encinar y pinar de pino piñonero que se intercala en el conjunto.

Paisaje en general monótono y homogéneo, de bellos colores rojizos u ocres, que en primavera reverdece intensamente con el crecimiento de las siembras de cereal. El arbolado es muy escaso desde antiguo, pudiendo considerarse una estepa de origen antrópico, que tiene el interés de albergar poblaciones muy importantes de aves esteparias.

Este espacio natural se sitúa en la comarca natural de la Mancha Baja Conquense, principalmente en el término municipal de San Clemente, aunque con participación también de los términos de Santa María del Campo Rus, El Cañavate, Vara de Rey, Casas de Fernando Alonso y Casas de los Pinos. Consta a su vez de dos subzonas. La más septentrional es más amplia y su relieve es casi siempre llano o suavemente ondulado, con el río Rus como único accidente geográfico o cauce destacable, si bien se trata de un curso temporal, permaneciendo casi siempre seco en verano.

Una amplia superficie se encuentra cultivada, básicamente de cereal de secano, principalmente cebada, aunque también con viñedo y girasol. Es especialmente relevante en esta zona el sector vitivinícola. En la subzona norte hay pequeñas superficies de pastizales y matorral leñoso bajo de tipo tomillar, mezclado con estepa yesosa de

Gypsophila struthium (aljezar), en ocasiones repoblados con pino carrasco (Pinus halepensis) y pino piñonero (Pinus pinea). En la subzona sur hay mucha mayor presencia de viñedos acompañados de pequeñas manchas de pinar de piño piñonero y encinar.

FICHA TÉCNICA RESUMEN

Código RN 2000: ES0000390. Nombre: San Clemente. Provincia: Cuenca. Extensión: 10.678 ha.

Términos Municipales: La Alberca de Záncara, El Cañavate, Casas de Fernando Alonso, Casas de los Pinos, San Clemente, Santa María del Campo Rus y Vara del Rey.

Hábitat característicos: cultivos, barbechos, baldíos, lindes, pastizales alternos con montes-isla con restos de carrascales y pinares de piñonero. Hay pequeñas zonas de yesos y jóvenes pinares repoblados.

Valores sobresalientes y especies más representativas y singulares: avutarda, ganga, ortega, cernícalo primilla, aguilucho cenizo y pálido, alcaraván, alondra de Dupont y otras especies esteparias.

Otras figuras de protección: no existen.

Época aconsejada de visita y otras recomendaciones: toda época, salvo en verano. Para la contemplación de las aves esteparias es mejor el invierno y principio de primavera, sobre todo para el celo de la avutarda en los meses de marzo y abril.

En algunos ribazos y junto a carreteras o caminos hay presencia de arbustos de zumaque (Rhus coriaria), lo que indica la existencia de antiguos cultivos de esta especie, que fue introducida por los árabes para su uso como curtiente y tintóreo.

La importancia básica de la zona radica en una variada y bien equilibrada representación del conjunto de especies de aves típicamente esteparias, destacando las colonias de cernícalo primilla (las más importantes de la provincia de Cuenca) y las zonas de pastizales y eriales ocupadas por pteróclidos reproductores (ganga y ortega). Se trata del segundo núcleo de importancia para la avutarda a nivel provincial. También alberga escasos reductos poblacionales de alondra de Dupont en las estepas más térmicas de la comarca. Se constituye pues como el área esteparia mejor conservada de toda la Mancha Baja conquense.

En la zona se encuentra la Ermita de Santa María del Rus, lugar de gran tradición religiosa y festiva en la zona, que presenta vistas muy buenas de toda la comarca. Destaca en su entorno un palomar de grandes dimensiones, construcción original en su género y que alberga una de las mayores colonias de cernícalo primilla de la ZEPA.

IMPORTANCIA ORNITOLÓGICA Y AMBIENTAL

Son varias las especies que dan identidad a los hábitat esteparios peninsulares o, mejor dicho, a las pseudoestepas agrícolas de carácter antrópico conseguidas por alteración ancestral de encinares de llanura. Destacan especialmente la avutarda (Otis tarda), el sisón (Tetrax tetrax), la ganga ibérica (Pterocles alchata) y la ganga ortega (Pterocles orientalis), además de dos rapaces estrechamente ligadas a este tipo de medios, como son el aguilucho cenizo (Circus pygargus) y el cernícalo primilla (Falco naumanni). También ocupan estos hábitat una cohorte de paseriformes, con primacía de aláudidos (alondra común, calandria, terrera y cogujada).

Las preferencias de hábitat son comunes a todas ellas, seleccionando para el desarrollo de todo o parte de su ciclo biológico exclusivamente terrenos abiertos de uso agrícola extensivo, con topografía llana o suavemente alomada. Todos los estudios de ecología realizados hasta la fecha para estas especies coinciden en indicar que la intensificación y la simplificación de las explotaciones agrícolas suponen una alteración que, en función de su entidad, conllevan la pérdida de su condición esteparia y, con ella, la desaparición de su avifauna más emblemática y distintiva. De esta forma se provocan extinciones locales en general difícilmente reversibles, agravadas por las bajas tasas reproductivas propias de estas especies.

Esta ZEPA constituye un espacio importante sobre todo para las poblaciones de aves esteparias mencionadas, especialmente cernícalo primilla (la mayor acumulación de colonias en la provincia de Cuenca), avutarda (es el segundo núcleo en importancia de la provincia de Cuenca), sisón, ganga ibérica (más de 500 individuos), ganga ortega (con un mínimo de 100 individuos), alcaraván y presencia de alondra de Dupont. También son abundantes las poblaciones de aguilucho cenizo, aguilucho pálido como invernante, calandrias y terreras.

Las poblaciones de esteparias existentes en el área de San Clemente contactan con las localizadas en el norte de la provincia de Albacete y las de la Mancha Alta conquense, constituyéndose en una zona núcleo y, a la vez, en un corredor de vital importancia para el intercambio poblacional.

ESPECIES SIGNIFICATIVAS

AVES

NOMBRE COMÚN NOMBRE CIENTÍFICO
Aguilucho cenizo Circus pygargus
Aguilucho pálido Circus cyaneus
Alcaraván común Burhinus oedicnemus
Alondra de Dupont Chersophilus duponti
Avutarda común Otis tarda
Calandria común Melanocorypha calandra
Cernícalo primilla Falco naumanni
Ganga ibérica Pterocles alchata
Ganga ortega Pterocles orientalis
Sisón común Tetrax tetrax
Terrera común Calandrella brachydactyla
AMENAZAS Y GESTIÓN

Algunas de las potenciales amenazas para la avifauna esteparia de estos lugares son la transformación en regadío de algunos cultivos, la canalización de algunos tramos de los ríos Záncara y Gigüela y el acondicionamiento de márgenes en la confluencia del Záncara y el Rus.

Se observa en la zona una fuerte intensificación agrícola, con la realización de dragados y canalizaciones y la construcción de nuevas infraestructuras de transporte en los márgenes (autovía Atalaya del Cañavate – San Clemente). Estos nuevos y grandes viales suponen obstáculos de comunicación para las especies esteparias, así como una disrupción paisajística importante y un riesgo de mortalidad adicional por atropello. Vertidos, contaminación y uso de biocidas son siempre amenazas en este tipo de medios.

Se hace necesaria la promoción de prácticas agroambientales ecológicas, como son el mantenimiento de barbechos no labrados y de los pastizales, el empleo de variedades de cereal de ciclo largo, la adopción de precauciones en las siegas mecanizadas con objeto de proteger la cría de aguilucho cenizo, la reducción del empleo de pesticidas o la rotación con leguminosas de secano. La citada transformación de los cultivos de secano en regadío es una de las actuaciones que genera la desaparición del hábitat estepario, como está ocurriendo en áreas colindantes a San Clemente y también en el exterior del límite nororiental de la ZEPA.

La Junta de Comunidades realiza año tras año campañas de sensibilización entre los agricultores con motivo de la puesta en marcha del programa de salvamento de nidos de aguilucho cenizo, lo que atenúa las pérdidas de polladas por causa de las cosechadoras.

Otra amenaza es la conversión del cultivo tradicional del viñedo “en vaso” hacia el cultivo “en espaldera”, con la instalación de alineaciones de empalizadas de alambre para soporte, que modifican intensamente el característico hábitat abierto estepario. Este fenómeno ya se ha constatado en mucho casos.

Las colonias de primillas evolucionan favorablemente, incrementándose año tras año el número de pequeñas colonias. Éstas constituyen el germen de otras mayores en el futuro y sustituyen a las que, por deterioro o derrumbe de edificaciones agrícolas tradicionales, van desapareciendo. Se han emprendido trabajos orientados al mantenimiento y mejora del sustrato de nidificación del primilla en las colonias principales, con objeto de facilitar la conservación de los tejados antiguos, así como a instalar cubículos de nidificación en las cubiertas modernas.

Finalmente la existencia de algún tendido eléctrico de alta tensión supone riesgos probados de colisión para las grandes aves remeras, muy particularmente para la avutarda, con pérdidas de ejemplares por este motivo todos los años, particularmente en la línea que atraviesa los altozanos de Los Calvos. Para mitigar este impacto, se ha procedido al balizamiento de la línea, logrando una disminución ostensible de la siniestralidad en la misma.