El Director Gerente de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel Beascoechea, y el Director General de Aceites García de la Cruz, Fernando García de la Cruz Pascual, han firmado un acuerdo para contribuir a la conservación y protección de la biodiversidad en los olivares de la almazara.

Eduardo de Miguel Beascoechea (derecha) Director Gerente Fundación Global Nature y Fernando García de la Cruz Pascual (izquierda) Director General de Aceites García de la Cruz.

La fundación conservacionista Global Nature  está desarrollando en Castilla – La Mancha el proyecto LIFE  “Estepas de la Mancha”, con el objetivo de frenar el descenso de poblaciones de aves esteparias en la comarca, involucrando al sector agrario como agente clave en la conservación.

 

La preocupación de García de la Cruz por el medio ambiente ha sido siempre su premisa, lo cual motivó que hace 8 años comenzase a implementar de forma progresiva el cultivo ecológico en sus olivares. Actualmente, el 100% de su producción de aceite de oliva es ecológica. En palabras de Fernando García de la Cruz: “Estamos implementando diversas medidas para contribuir al desarrollo medioambiental en las zonas ZEPA, ya que el patrimonio natural es una de las principales fuentes de riqueza. Para ello hemos aumentando la presencia de puntos de agua, hemos recuperado setos y linderos, restaurado primillares, reducido la presencia de productos fitosanitarios y los herbicidas”.

En el marco del proyecto LIFE “Estepas de La Mancha”, Aceites García de la Cruz se ha comprometido a extender esas medidas agroambientales en parcelas de cereal que forman parte de su explotación de olivares manchegos. De esta manera se favorece la presencia de un mosaico agrícola, esencial para mejorar el hábitat de las aves esteparias, colaborando así en la consecución de los objetivos del proyecto LIFE.   Al finalizar el proyecto LIFE se espera que los resultados positivos sean transferidos a toda la explotación.

Explotación de olivos en Castilla-La Mancha de la empresa García de la Cruz

Estas medidas, que se están desarrollando de la mano de la Fundación Global Nature, darán un valor añadido al producto para favorecer su comercialización diferenciada, a través de un etiquetado específico, para que los consumidores conozcan las buenas prácticas medioambientales desarrolladas en los olivares donde se produce este aceite de oliva.

El proyecto “Estepas de La Mancha” se desarrolla con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y cuenta con el apoyo del programa LIFE de la Unión Europea y del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Fundación Biodiversidad. Además, colaboran los Ayuntamientos de Villacañas, Lillo, Madridejos y Mota del Cuervo.