Varias han sido las leguminosas que pertenecen al género Lathyrus, que a lo largo de la historia de nuestro país se han cultivado, pero nos centraremos en Castilla La Mancha donde destacaremos dos, las almortas – Lathyrus sativus – y los titarros – Lathyrus cicera -.

Es probable que la almorta fuera de los primeros cultivos domésticos en Europa, en estos momentos en España el cultivo se podría clasificar casi como marginal, siendo Castilla La Mancha la mayor productora, en concreto Ciudad Real y Cuenca.

 

Tabla 1. Superficie de cultivo año 2016, datos facilitados por MAPAMA

 

MORFOLOGIA de la planta de almorta:

Planta anual, muy semejante a L. cicera L., pero todos sus órganos son de mayores dimensiones, en particular las semillas y las flores.

Su raíz principal es mucho más desarrollada que las secundarias, sus nódulos (con los cuales fija el nitrógeno atmosférico) son más alargados cuanto más joven es la planta, y van ramificando cuando la planta va envejeciendo.

Los tallos son robustos, alados, ascendentes y volubles; cuando la humedad primaveral es alta la planta produce gran cantidad de materia seca, puesto que se ramifican mucho los tallos pudiendo alcanzar hasta 180 cm y la longitud de sus entrenudos oscila entre 31 y 43 mm.

Las hojas tienen el peciolo alado, un par de foliolos lineales lanceolados de unos 69-93 mm de long. y 6-9 mm. de anchura. Acabadas en un solo zarcillo en ocasiones ramificado, sus estipulas son lanceoladas, semisagitadas e irregulares.

Las flores son axilares y solitarias, mucho más grandes que las de los titarros. Sus colores son muy variables desde rosa, azul, blanca y la mezcla de dos o tres colores. Y podemos decir que existe relación entre el color de las flores y el de las semillas:

Ilustración 1. Semilla de almorta – Lathyrus sativus L.

  • Flores blancas : semilla blanca, crema o verde
  • Flores blancas con manchas o vellosidades rosa o azul: semilla blanca con sutura negra
  • Flores rosas o azules: semilla oscura pudiendo llegar a ser hasta negra.

En cuanto al fruto, es mucho más grande que los titarros, muy aplastado lateralmente con dos alas en la sutura dorsal. No es tan dehiscente como otras leguminosas, y tenemos de 2 a 4 granos por vaina.

Si hablamos del cultivo, podemos decir que es realmente resistente a la sequía y a la aridez, y si se siembra en octubre aguanta más el frío que si la siembra es más tardía.

En cuanto a la preparación del terreno, no es demasiado exigente, se podría decir que los suelos donde mejor funciona son los francos, pero que no contengan demasiada cal.

No presenta demasiadas necesidades en cuanto a fertilizantes o herbicidas, lo único destacable sería realizar un pase de rulo después de la siembra.

Se siembra con sembradoras de cereal, las densidades 160-180 kg/ha, solo destacaremos que para consumo humano las semillas que se deben usar deben ser blanco crema o blanco verdoso.

 

Te invitamos a leer otras entradas sobre leguminosas: 

Próximamente hablaremos de más leguminosas!

 

¿Quieres conocer otras acciones del proyecto LIFE? Visita Acciones LIFE Estepas de La Mancha

Descarga el material didáctico del LIFE Estepas de La Mancha

Descubre quiénes son los agricultores que trabajan en favor de las poblaciones de aves esteparias