El titarro es una especie semi domesticada de leguminosas que siempre se siembra en mezcla con otras leguminosas o cereales, uno de los motivos es que necesita de un tutor para que su recolección sea mejor.

El cultivo de esta leguminosa es prácticamente nulo en la actualidad, pero vamos a recordar un poco las características de esta leguminosa, muy importante en otras épocas.

 

MORFOLOGIA de la planta de titarros:

La planta del titarro la podemos encontrar en prácticamente toda España tanto cultivada como de manera espontánea, es un planta anual y glabra.

La raíz principal es pivotante, las secundarias son escasas tienen gran número de nódulos desde el principio del desarrollo de la planta, por consiguiente son grandes fijadoras de nitrógeno.

Sus tallos son glabros, alados, ascendentes y volubles, pueden llegar a medir 35-87 cm. La longitud de los entrenudos es de 22-54 mm. característica varietal, el tallo principal se va lignificando al tiempo que la planta envejece.

Las hojas con el peciolo alado, con dos foliolos lineares, lanceolados, agudos y algo estrechos los cuales van variando en longitud y anchura según edad de la planta. Terminadas (las hojas) en tres zarcillos, con estipulas lanceoladas, semisagitadas y un poco irregulares.

Las flores son axilares y solitarias, miden de 19-56 mm. y eso se considera característica varietal. La corola es siempre de color rojo púrpura, que presenta venosidades de color púrpura más intenso, en concreto en el estandarte. Este se despliega al amanecer y se pliega al atardecer, hasta que se produce la fecundación de la flor, en ese momento se pliega definitivamente y la flor cambia de color a blanco-morado.

El fruto es en legumbre, más largo que ancho, ligeramente aplastado y dos alas en la sutura dorsal, su longitud suele ser de 34-42 mm y 3-9 mm de ancho (más pequeño que la almorta). Siendo muy dehiscente cuando se seca, tiene de 3 a 6 granos por vaina, las semillas tienen un color de fondo gris azulado o incluso negro, con pecas de color marrón, negro o morado.

 

EL CULTIVO

El titarro es una planta muy resistente al frío, independientemente de la época de siembra (ya sea temprana sep.-oct., tardía dic.-ene., o en primavera marzo) no suele mostrar daños por heladas.

Si se realiza la siembra en otoño es mejor hacerla temprana, puesto que se ha visto mayor afección por sequía en otoño que por sequías en primavera.

En cuanto al suelo se adapta a gran tipo de suelos, pero prefiere los suelos con pH neutro o ligeramente básico. Al igual que la almorta es un cultivo que requiere poco fertilizante y herbicidas, se siembran sobre rastrojo de cereal preferiblemente y lo único quizá que no debemos olvidar es el pase de rulo.

En cuanto a la siembra, se tienen datos de que los mejores resultados en cuanto a productividad se dan en siembras tempranas de otoño, normalmente se utilizan 150-180kg/ha (más cantidad de semilla, sería posible pero da muchas plantas por my eso disminuye nuestro potencial productivo) teniendo presente que debemos introducir una parte de cereales que haga de tutor un 15% por lo menos.

El titarro tiene una característica curiosa, que es un crecimiento indeterminado, lo que significa que sigue floreciendo o incluso rebrotando después de seco, cosa que nos hace dudar de cuál es el momento idóneo para su recolección, los agricultores más experimentados dicen que el momento es cuando las vainas más cercanas al suelo están secas pero las del final del tallo se encuentran verdes.

 

Te invitamos a leer la entrada sobre el alverjón, otra leguminosa.

Próximamente hablaremos de más leguminosas!

 

¿Quieres conocer otras acciones del proyecto LIFE? Visita Acciones LIFE Estepas de La Mancha

Descarga el material didáctico del LIFE Estepas de La Mancha

Descubre quiénes son los agricultores que trabajan en favor de las poblaciones de aves esteparias